Ir arriba

Gigantes azules en las aguas de Mirissa

Mirissa Ballena Azul

Nuestra visita a Sri Lanka no podía estar completa sin hacer una excursión para avistar al animal más grande del mundo, la ballena azul. A pocos kilómetros de Mirissa, en el sur del país, es posible ver a este gran mamífero marino de 30 metros de longitud y hasta 180 toneladas de peso. Eso sí, hay que tener en cuenta que la temporada de observación de ballenas en Mirissa va desde noviembre hasta abril, que es la época más cálida, el verano austral. Para realizar la excursión, es imprescindible elegir un tour que sea respetuoso con la fauna marina. Normalmente, los barcos que realizan estas excursiones no se pueden acercar a más de 100 metros del animal, para no invadir su espacio ni molestarles. Así lo hicimos nosotros y, tras un buen madrugón, a las siete de la mañana ya estábamos a bordo del barquito que nos llevaría a divisar las ballenas azules. Antes de comenzar la excursión, en el barco nos ofrecieron un pequeño desayuno, suficiente para afrontar las tres horas de travesía que nos esperaban.

Mirissa

Un coco mientras tomas un descanso en la hamaca y disfrutando de la brisa del mar ¡Bienvenido a Mirissa!El pequeño pueblo de pescadores en el sur de...Leer más

Información de reserva

Este destino aparece en 2 de nuestros circuitos:

También te ofrecemos la posibilidad de realizar un viaje a medida incluyendo este destino.

Bordeamos la costa de Mirissa, jalonada por miles de palmeras, y nos vamos encontrando con otros barcos llenos de excursionistas ansiosos por divisar al gigante azul en aguas del Océano Índico. Poco después de comenzar el trayecto, nos encontramos con la primera sorpresa. Un grupo de delfines juguetones empiezan a dar piruetas alrededor del barco, para gran entusiasmo de la tripulación. Y es que en las aguas próximas a Mirissa, no sólo se pueden divisar ballenas azules, sino también otros cetáceos como delfines, cachalotes o ballenas de aleta.

A poco más de una hora de travesía, nuestro capitán grita lo que todos esperábamos: “Whale!”. A unos 200 metros del barco vemos enseguida el potente chorro de agua que lanza la ballena al respirar y nos quedamos atónitos. Por mucho que conozcas las dimensiones de estos animales, verlos frente a frente impresiona. Con un movimiento lento, la ballena azul deja ver parte de su largo lomo y coge impulso para volverse a sumergir, mostrando su enorme aleta. Además del ruido que produce el enorme cetáceo al chocar contra el agua, en ese momento sólo se escuchan los clicks de las cámaras fotográficas y algunos murmullos de asombro. 

Nuestro capitán sigue avanzando un poco más, seguro de encontrar más ejemplares a pocos metros y, cuando aún no nos hemos repuesto de la emoción del primer avistamiento, a unos 100 metros a la derecha del barco aparece otra ballena azul. De nuevo, el ritual se repite, la ballena azul expulsa el agua a través de su espiráculo, coge aire y vuelve a sumergirse para mostrar su gran cola. Esta vez las fotos están aseguradas, aunque ninguna instantánea recreará la increíble sensación que produce ver tan de cerca a tan magnífico animal.

Durante el resto del recorrido, muy cerca de donde estamos, podemos divisar todavía cuatro ballenas más, por lo que nos damos por satisfechos ya que no es muy común ver a tantos ejemplares en un mismo viaje. Ya en el camino de regreso al puerto, de nuevo un grupo de delfines hace su exhibición delante de nuestro barco, con lo que las cámaras no dejan de trabajar.

Desembarcamos en el puerto con la alegría de haber cumplido con uno de los objetivos de nuestro viaje a Sri Lanka: avistar el gigante azul. Y para celebrarlo, qué mejor que tomarnos una cervecita en uno de los múltiples chiringuitos que se extienden a lo largo de la playa de Mirissa. Eso sí, acompañada de un delicioso Kottus, el plato nacional por excelencia, elaborado con verduras y carne envueltas en un pan denominado rotti, también típico de Sri Lanka. El broche perfecto a una mañana repleta de emociones en alta mar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra página web, por motivos de seguridad, análisis de tráfico y para obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.