Ir arriba

Sigiriya



sigiriya - copia.pngContenido

Historia de Sigiriya
Los imprescindibles de Sigiriya

Si hay un lugar en el mundo que combine la belleza natural con la grandeza de una antigua fortaleza, ese es Sigiriya en Sri Lanka. Enclavada en el centro de la isla, esta maravilla histórica se alza imponente y majestuosa, una joya que ha resistido el paso del tiempo y ha capturado la imaginación de viajeros y arqueólogos por igual.


Sigiriya

Información de reserva

Este destino aparece en 4 de nuestros circuitos:

También te ofrecemos la posibilidad de realizar un viaje a medida incluyendo este destino.

La historia de Sigiriya


La historia de Sigiriya se remonta al siglo V d.C., cuando fue erigida como una impresionante fortaleza y residencia real en el corazón de Sri Lanka. La roca de Sigiriya, también conocida como la "Roca del León", se encuentra a unos 370 metros sobre el nivel del mar y se destaca como un imponente monolito en medio de las exuberantes selvas de la región central de la isla.

La leyenda cuenta que la elección de esta ubicación para la fortaleza se debió a un drama familiar de traición y ambición. El rey Dhatusena gobernaba el reino cingalés de Anuradhapura y tenía dos hijos, el príncipe Kasyapa y el príncipe Moggallana. Cuando Dhatusena eligió a Moggallana como su sucesor, Kasyapa, sintiéndose traicionado y temiendo represalias por la muerte de un monje debido a una conspiración en la que estuvo involucrado, huyó hacia Sigiriya.

Fue allí, en lo alto de la roca, donde Kasyapa decidió construir su palacio fortificado y convertirlo en su bastión para protegerse de las posibles amenazas de Moggallana y otros posibles enemigos. La ubicación estratégica, con sus imponentes acantilados y su difícil acceso, proporcionaba una ventaja defensiva considerable.

El complejo de Sigiriya fue diseñado con un ingenioso sistema hidráulico que recogía el agua de las lluvias y la almacenaba en tanques construidos en lo alto de la roca. Este sistema proporcionaba agua para el uso cotidiano y para regar los impresionantes jardines colgantes que adornaban las terrazas de la roca.

El acceso a la cima de Sigiriya se lograba a través de una escalera tallada en la roca que serpenteadamente ascendía por la ladera. Durante esta subida, los visitantes eran recibidos por los famosos frescos, conocidos como "Las Doncellas Celestiales", que decoraban las paredes de una galería en el camino hacia la cima. Estas pinturas de hermosas mujeres, que algunos consideran representaciones de apsaras (ninfas celestiales), son un testimonio del exquisito arte y habilidad de la antigua civilización cingalesa.

La grandiosa fortaleza y los impresionantes jardines en Sigiriya reflejan la prosperidad y la sofisticación de la antigua sociedad cingalesa en su apogeo. Sin embargo, el esplendor de Sigiriya no duró mucho tiempo. Tras la muerte del rey Kasyapa, la fortaleza fue nuevamente abandonada y ocupada por monjes budistas que la convirtieron en un monasterio.

A lo largo de los siglos, la naturaleza se adueñó gradualmente del sitio, y la existencia de Sigiriya quedó olvidada para el mundo exterior hasta su redescubrimiento por arqueólogos británicos en el siglo XIX. Desde entonces, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y se ha convertido en uno de los destinos turísticos más importantes de Sri Lanka.

Lo más destacado en Sigiriya


En Sigiriya, hay varios puntos de interés que no te puedes perder durante tu visita. Cada uno ofrece una experiencia única relacionada con la rica historia y la belleza natural de la zona. 

  • La Roca del León: Sin duda, el principal atractivo de Sigiriya es la Roca del León en sí. Subir a la cima de esta imponente roca es una experiencia emocionante y gratificante. A medida que asciendes por las escaleras y pasas por los famosos frescos "Las Doncellas Celestiales". Te sorprenderán las vistas panorámicas de los jardines colgantes y la selva circundante desde la cima. El antiguo palacio real, las cisternas y las ruinas de la fortaleza en la cima son un testimonio de la grandeza de la antigua civilización cingalesa.
  • Jardines Colgantes: Los jardines colgantes de Sigiriya son una maravilla arquitectónica y botánica. Desciende desde la Roca del León para explorar estas terrazas escalonadas, exuberantes y bien cuidadas, que albergan una gran variedad de flores y plantas. El sistema de riego antiguo y eficiente utilizado en estos jardines es un ejemplo impresionante del ingenio y la sabiduría de los antiguos cingaleses.
  • Frescos "Las Doncellas Celestiales": Estas impresionantes pinturas murales, que se encuentran en una galería en la Roca del León, son un tesoro artístico de la antigua Sri Lanka. Los frescos representan a elegantes mujeres, posiblemente apsaras o ninfas celestiales, y han sido bien conservados a pesar del paso de los siglos. Son una muestra de la habilidad y el talento artístico de la antigua civilización cingalesa.
  • Espejo de Sigiriya: A medida que subes hacia la cima de la roca, notarás una pared pulida y brillante conocida como el "Espejo de Sigiriya". Esta pared solía reflejar la luz del sol y se cree que los antiguos visitantes la utilizaban como un espejo para admirar su propia imagen.
  • Fuente de Agua Antigua: En la parte inferior de la roca, encontrarás una antigua fuente de agua que forma parte del elaborado sistema de suministro de agua de Sigiriya. Este sistema ingenioso llevaba agua desde lo alto de la roca hasta la cima y los jardines colgantes.
  • Museo de Sigiriya: Antes de comenzar tu ascenso a la Roca del León, visita el museo de Sigiriya para obtener una visión general de la historia y la importancia del sitio. El museo exhibe artefactos y hallazgos arqueológicos que te ayudarán a comprender mejor la antigua civilización que habitó esta área.
  • Pidurangala Rock: Si tienes tiempo adicional y deseas una vista panorámica diferente de Sigiriya, considera subir al Pidurangala Rock. Este pico cercano ofrece vistas espectaculares de Sigiriya y los alrededores y es un lugar popular para disfrutar de la puesta de sol.
  • Aldeas cercanas: Para una experiencia más auténtica de la vida local en Sri Lanka, considera explorar algunas de las aldeas cercanas a Sigiriya. Aquí puedes conocer a los lugareños, aprender sobre su cultura y estilo de vida, y disfrutar de la hospitalidad cingalesa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra página web, por motivos de seguridad, análisis de tráfico y para obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.